Escribe Martín Bassino

Luego del éxito que significó el primer Campeonato Sudamericano de Rugby jugado en 1958 en Chile y con la decisión tomada en aquel encuentro por los dirigentes de las distintas uniones de jugar este Campeonato cada tres años, para la segunda edición se decidió que Uruguay sería el anfitrión.

Nuevamente fueron cuatro los seleccionados participantes; en lugar de Perú fue invitado Brasil.

En el lapso comprendido entre los dos encuentro continentales, la región recibió la visita en 1959 de los Junior Springboks (del plantel que vino entonces, 16 luego jugarían para Sudáfrica en test-matches). Además de jugar en Argentina – los dos internacionales terminaron 14 a 6 y 20 a 6 para la visita, también derrotaron a Chile 73 a 0 y a Uruguay 56-0.

Argentina. Arriba: Eduardo Sorhaburu, Aitor Otaño, Luis Varela, Eduardo Scharenberg, Ricardo Hogg, Elías Gaviña, Martin Odriozola y Alberto Camardón (árbitro). Abajo: Eduardo González del Solar, Camilo Aldao, Héctor Goti, Jorge Lavayén, Guillermo Montes de Oca, Juan Guidi, Ricardo Olivieri y Enrico Neri
Argentina. Arriba: Eduardo Sorhaburu, Aitor Otaño, Luis Varela, Eduardo Scharenberg, Ricardo Hogg, Elías Gaviña, Martin Odriozola y Alberto Camardón (árbitro). Abajo: Eduardo González del Solar, Camilo Aldao, Héctor Goti, Jorge Lavayén, Guillermo Montes de Oca, Juan Guidi, Ricardo Olivieri y Enrico Neri

Al año siguiente, regresó a la región Francia, campeón del Cinco Naciones. Hubo tres tests con Argentina (37 a 3, 12 a 3 y 29 a 6) y enfrentaron a Chile (55 a 6) y a Uruguay (59 a 0).

El segundo Sudamericano se jugó íntegramente en la cancha de Carrasco Polo Club de Montevideo y necesitó la ayuda económica de la Comisión Nacional de Educación Física y el aporte de balones de la casa de deportes Combi, según cuentan las crónicas de la época.

Al igual que las ediciones anteriores se jugó en tres jornadas con dos partidos en cada una de ellas en la misma sede.

Primera Jornada – Sábado 7 de Octubre de 1961. Carrasco Polo Club, Montevideo.

Argentina 11 – Chile 3

El comienzo no fue de buena calidad técnica, sobre todo el segundo tiempo que fue malo y no se marcaron puntos. El atenuante fue el viento que cruzaba la cancha de manera trasversal y hacia muy difícil el juego tanto con el pie como con las manos.

El partido fue muy parejo hasta los últimos 15 minutos donde Chile se quedó con 13 jugadores; hasta ese momento el partido podría haber sido para cualquiera de los dos equipos.

Argentina, a priori, era más peligroso en ataque aunque nunca llegó a jugar como equipo, y tuvo un scrum muy malo. El pilar Eduardo Sorhaburu cayó con la pierna trabada quedando con los ligamentos de su rodilla maltrechos. En esa época no había cambios y Sorhaburu debió salir quince minutos para recibir tratamiento y hubo que reacomodar el pack en ese período.

Guillermo Montes de Oca, el chileno Braun y el capitán argentino, Ricardo Olivieri, apoyaron los tres tries de este encuentro.
Guillermo Montes de Oca, el chileno Braun y el capitán argentino, Ricardo Olivieri, apoyaron los tres tries de este encuentro.

Entre los delanteros argentinos, se destacaron Aitor Otaño, Elías Gaviña y la tercera línea de Guillermo Montes de Oca, Ricardo Hogg y Eduardo Scharenberg, que mostraron chispazos de buen rugby y sólida defensa.

Por el lado de Chile el equipo demostró ser una fuerza respetable, aunque también tuvo su cuota de mala suerte – a los diez minutos, el medio scrum Peña se desgarró y tuvo que salir sin poder volver a la cancha jugando así casi todo el partido con catorce jugadores, situación que se agravó cuando faltando 15 minutos para el final, el tercera línea Cowan también se desgarró pasando a jugar Chile con trece jugadores.

Entre los chilenos se destacaron el capitán y emblema Ian Campbell, siempre una garantía de buen juego, el wing Braun, el forward Pagola que tuvo que jugar de centro y no desentonó, Vela su apertura y Grove que pasó a jugar de medio scrum por la lesión de Peña y tampoco lo hizo mal.

Los dos tries de Argentina los apoyaron Guillermo Monte de Oca y Ricardo Olivieri, que también aportó un penal. Por su parte, Héctor Goti sumó con una conversión. Los tres puntos chilenos fueron un try de Braun.

Uruguay 11 – Brasil 8

En un partido entretenido y ajustado, ganó Uruguay sin sobrarle nada. El arranque fue a todo try, a partir de grueso error del fullback brasileño ante un lindo kick cruzado de Carlos López aprovechado por Juan Carlos Paysée que apoyó en el segundo minuto; Charles Hughes lo convirtió. Pronto, la ventaja se estiró con un try scrum.

Uruguay. Arriba: Álvaro Iruleguy, Carlos Reyes, Gonzalo Dupont, Sergio Lussich, Carlos Cat, Carlos A. Gómez, Lucio García Mansilla, Gualtiero Sebasti. Abajo: Carlos Baraibar, Ricardo Moor-Davie, Carlos Hughes, Peter Stanhan, Carlos López (capitán), Juan Carlos Paysée, Ernesto Llovet.
Uruguay. Arriba: Álvaro Iruleguy, Carlos Reyes, Gonzalo Dupont, Sergio Lussich, Carlos Cat, Carlos A. Gómez, Lucio García Mansilla, Gualtiero Sebasti. Abajo: Carlos Baraibar, Ricardo Moor-Davie, Carlos Hughes, Peter Stanhan, Carlos López (capitán), Juan Carlos Paysée, Ernesto Llovet.

Brasil no se entregó y el try del wing Hughes mostró lo mejor del visitante, con un bonito juego de manos de sus backs, con pases precisos del apertura Stephen a Robson y de éste al autor del try. Desde una esquina, el fullback Horne agregó la conversión para irse al descanso con triunfo parcial uruguayo 8 a 5.

A los 19 minutos del segundo tiempo Brasil empató con un muy lindo try de Robertson, pero dos minutos más tarde Uruguay volvió marcar por medio de un segundo try de scrum poniendo cifras definitivas.

Ganó Uruguay más que nada por su mejor entrenamiento y estado físico. El equipo de Brasil, muy superior al que se presentó en 1951, estaba conformado casi en su totalidad por jugadores de nacionalidad u origen británico.

 

Segunda Jornada. Jueves 12 de Octubre de 1961. Carrasco Polo Club, Montevideo.

Argentina 66 – Brasil 0

Hubo paridad durante los primeros 30 minutos del encuentro; después todo fue exhibición para Argentina, ya que monopolizó todas las pelotas en las formaciones fijas. La clave del éxito del equipo argentino estuvo por el lado del medioscrum Eduardo González del Solar y la tercera línea, ya que la mayoría de los 16 tries de Argentina tuvo su origen a partir de quiebres realizados cerca del scrum.

image7
Eduardo González del Solar patea al touch

González del Solar, además de figura de la cancha, apoyó uno de los tries más lindos del torneo, arrancando desde la mitad de la cancha y eludiendo a cuanto rival se le oponía. Guillermo Montes de Oca, Ricardo Hogg y Eduardo Scharenberg jugaron nuevamente un gran partido, este último luciéndose en ataque y solido en defensa. También se mejoró en el pack con la inclusión del hooker Horacio Vidou y del segunda línea Rodolfo Schmidt; Luis “El Caña” Varela dominó en el line out.

Aunque la diferencia fue abrumadora, los brasileros nunca se dieron por vencidos y lucharon hasta el final. Elkins demostró darle más seguridad al fondo de la cancha, Tailby se mostró como un gran tackleador y Hughes volvió a impresionar con su juego. En los delanteros se destacó Bradley por su defensa y sus férreos tackles.

Uruguay 5 – Chile 28

Tras un primer tiempo muy disputado y parejo, Chile siempre dio la sensación de ser más equipo que Uruguay, que no pudo sostener el partido y en los últimos 15 minutos del partido permitió que Chile apoyara cinco tries.

Luego de un inicio un poco inseguro por parte de los backs chilenos, llegaron unas lindas corridas con Duronea abriendo bien la pelota. Grove sobresalió entre los tres cuarto por sus recursos y juego incisivo. Entre los delanteros se destacaron, Pagola, Guell y Duggan.

Por el lado de Uruguay se destacaron Ricardo Moore-Davie (una conversión), Charles Hughes y Ernesto Llovet. También el medio scrum Alberto Stewart, Sergio Lussich (autor del try) y José Luis Shaw.

Chile marco tries por medio de Brawn (2 tries), Grove, Etcheverría, A. Pagola, C. Pagola, Vela más un try de scrum sumándose las 2 conversiones de Vela.image5

Tercera Jornada. Sábado 14 de Octubre de 1961. Carrasco Polo Club, Montevideo.

Chile 34 – Brasil 5

Ésta fue la actuación menos convincente de Chile en el torneo, pues los delanteros bajaron mucho su rendimiento a excepción de Kittsteiner que marcó dos excelentes tries y Hederra que jugó muy bien en el apoyo. Duronea estuvo impreciso en el pase pero Vela se encargó de disimular estas fallas gracias a la seguridad de sus manos.

Ian Campbell aprovechó los espacios que le dejó la defensa de Brasil para marcar cuatro de los ocho tries de su equipo.

Los tres cuartos de Brasil al tener más la pelota que en partidos anteriores pudieron demostrar su capacidad para jugar e hicieron un lindo try que apoyó el wing John Hughes.

Uruguay 3 – Argentina 36

Uruguay hizo su mejor partido del torneo mientras que Argentina no pudo repetir lo realizado en el partido con Brasil. Los argentinos empezaron bien, con viento a favor marcaron 23 puntos en media hora, pero en el segundo tiempo se desorganizaron y tardaron 22 minutos en marcar otro try; pudieron sí repuntar sobre el final.

Uruguay aunque perdió por 33 puntos, jugó un partido con mucha actitud, tackleando a destajo y dejando pocos espacios para maniobrar, especialmente gracias a Ricardo Moor-Davie, pero atacó muy poco.

Entre los delanteros se destacaron Sergio Lussich, pese a lesionarse en el primer tiempo, el hooker, Lucio García Mansilla y los tres terceras líneas: Álvaro Iruleguy, Carlos Gómez y Gualtiero Sebasti.

Por el equipo Argentina se destacaron entre los delanteros, Eduardo Scharenberg, Ricardo Hogg y Luis Varela por el lado de los backs nuevamente González del Solar abrió sin fallas pero no pudo lucirse como en el partido anterior; Jorge Lavayén jugo un gran primer tiempo pero no pudo repetir en el segundo y el y los centros siempre se sintieron muy presionados sin poder hacer llegar la pelota a los wings,

Por el lado de Uruguay Ricardo Moor-Davie pateó un penal y en Argentina apoyaron Enrico Neri (4 tries), Hector Goti (2 tries), Eduardo Scharemberg, Juan Guidi mientras que Ricardo Olivieri aportó 6 conversiones.

Así terminó el segundo Campeonato Sudamericano. Argentina fue una vez más el campeón, Chile ratificó ser el segundo equipo de la región y hubo una notoria mejoría de los seleccionados de Uruguay y de Brasil.

Anteriores columnas

Panamericano 1951

Sudamericano 1958