Hace doce años, en la ciudad venezolana de Barquisimeto, se jugaba el primer Torneo Sudamericano de Seven Femenino. Las razones, quienes estuvieron, los resultados y el recuerdo de las protagonistas serán analizados en esta serie de relatos.

El mundo del rugby aspiraba a regresar a los Juegos Olímpicos y para eso presentaría su caso en Singapur en la Asamblea del Comité Olímpico Internacional de 2005. Desde que entró en la dirigencia internacional el fallecido Vernon Pugh había identificado la necesidad de abrazarse al movimiento olímpico y buscar un lugar en los Juegos.

Tras años de aislamiento, el rugby veía como lo hacía el galés Pugh que el olimpismo abría una enorme puerta al crecimiento y a la financiación en países menos desarrollados.

El desafío en Singapur era enorme ya que entre las premisas del Comité Olímpico Internacional para sumar a nuevos deportes estaba el ser un deporte que se jugara en los cinco continentes, por varones y mujeres, de forma competitiva.

consur-7-014
Estadio Farid Richard, Barquisimeto

Sudamérica tenía un alto nivel de desarrollo en el rugby masculino, pero el femenino estaba muy, pero muy detrás a nivel femenino. De hecho, no había una competencia en la región y el International Rugby Board, tal el nombre entonces, generó una casi de urgencia.

Hasta Barquisimeto, ciudad de casi un millón de habitantes en el centro de Venezuela, se trasladaron ocho equipos nacionales de la entonces Confederación Sudamericana de Rugby.

El rugby femenino estaba con distintos niveles de desarrollo en Brasil y Argentina, en Venezuela y Colombia. Eran incipiente en los otros cuatro países. No importaba; había que cumplir.

La llegada de los equipos fue vía Caracas y tuvo ciertos desafíos. Por ejemplo Colombia sufrió un eterno atraso al haberse accidentado otro avión al aterrizar, llegando recién pasada la medianoche de la noche previa. Argentina también tuvo inconvenientes con la llegada y el equipo llegó en dos tandas.

Lo importante fue que cerca de las tres de la tarde, en el coqueto Estadio Farid Richard, se congregaron los ocho planteles para dar comienzo al rugby sudamericano femenino. Era el sábado 20 de noviembre de 2002.

Dividido en dos jornadas, los equipos se dividieron en dos zonas por antecedentes y todo comenzó con el encuentro entre Brasil y Colombia. Comenzaba así la historia.

¿Quienes fueron?

Los ocho países que entonces eran parte de CONSUR enviaron sus equipos y muchas de estas mujeres y adolescentes – había varias – luego siguieron conectadas con el mundo del rugby. De hecho, tres de las integrantes del equipo de Brasil jugaron, doce años después en los Juego Olímpicos en Río, y una cuarta participó junto al equipo de referato.

Paula Ishibashi, Baby Futuro y Julia Sardá estuvieron en el plantel Tupí mientras que Natasha Olsen estuvo del otro lado de la línea de cal participante como asistente del equipo de referís.

Colombia, el otro clasificado a los Juegos, no tuvo en su plantel a jugadoras “sobrevivientes” de aquel primer, iniciático torneo.

Los planteles

captura-de-pantalla-2016-11-24-a-las-16-49-43Argentina: Yanna Benetti, Mirta Cabrera, Natalia Campanella, María Casal, Viviana Garat, Agostina Galanti, Aurora García, Verónica Gergely, Karin Risso, Julia Santander, Ximena Santillán y Karina Zapata. Entrenadores: Fernando Erimbaue y Mario Barandiarán

captura-de-pantalla-2016-11-24-a-las-15-43-39Brasil: Marcia Müller, Vanesa Chagas, Baby Futuro, Paula Ishibashi, María Pitta (c), Jessica Mariños, Cristiana Futuro, Julia Albino Sardá, Barbara Santiago, María Avila y Natasha Olsen. Coach: Flavio Santos

captura-de-pantalla-2016-11-24-a-las-15-44-08Chile: Paulina Collado, Leslie Escobar, Lorena Flores, Daniela Vidal, Arami Silva, Keila Majluf, Miriam Romero, Carla Romero, María Ortega, Nicole Osiadacz, Ursula Álvarez y Soledad Galleguillos. Coach: Mitchel Sansana. Manager: Clara Valladares

captura-de-pantalla-2016-11-24-a-las-15-43-50Colombia: Cristina Acevedo, Diana Tangarife (c), Clara Piedrahija, Sandra Ruiz, Carolina López, Jackie Agudelo, Sandra Arroyo, Ángela Arcila, Alejandra Triana, Ángela Vázquez, Elizabeth Almepoa y Karen Mejía. Coach: Bill Paul

captura-de-pantalla-2016-11-24-a-las-15-44-20Paraguay: Antonella Paciello (c), Nidia Freytas, Mabel Rojas, Ana Alice Viveros, Patricia Coronel, Mariela Gangoiti, Estela Villalba, Liz Acuña, Paola Lugo y Natalia Torres. Coach: Marcelo Gangoiti

consur-7-027-peruPerú: Blanca Aron, Alexandra Vallejos, Ángela Gutiérrez, Elinda Erasmus, Giovanna Padilla (c), Paola Roldán, Irene Caparo, Claudia Castro, Ana Villanueva, Ruth Cáceres, Kearan Barragán y Gabriela Montaldo. Coach: Juan Carlos Gauthier

captura-de-pantalla-2016-11-24-a-las-15-44-44Uruguay: Karina Méndez, Claudia Stocco, Lucía del Pino, Bettina Murialdo, Matilde Panisa, Tatiana Klappenbach, Natalia Avellino, Florencia Sopano, Macarena Bisio (c), Agustina Soira, María Argaín y Lucía Calvo. Coach: Gerardo Klappenbach

consur-7-029-venezuelaVenezuela: Adelfa Manrique, Emilia Soto, Marye Turmero, María Fernanda Urbina, Raquel Adam, Marisell Méndez (c), Adriana González, Rebecca Wood, Verónica García, Yudannys Eduarde e Ingrid Griffin. Coach: Carlos de Pascual

 

captura-de-pantalla-2016-11-24-a-las-15-45-13
Plantel de referís y asistentes bajo la conducción del “Turco” Cohen. Parado, quinto desde la derecha, el actual presidente de la Federación Venezolana de Rugby, Erickson Bermúdez. Abajo, Laureana Papaterra, la primera árbitro de Argentina.

 

Fotos: Frankie Deges