Escribe Martín Bassino

Entre el Sudamericano de 1967 y el de 1969, la región recibió la visita de Gales en 1968 y Escocia en 1969, aunque al ser giras cortas – ambas de seis partidos – solo jugaron en Argentina. Ambos equipos usaron la denominación de “XV” aunque podrían haberse considerado series oficiales ya que las dos selecciones trajeron grandes figuras.

Por aquellos años solo consideraban test matches los partidos que jugaban entre sí los equipos de las Home Unions –Gales, Inglaterra, Escocia e Irlanda-, Francia y los tres grandes del hemisferio sur, Nueva Zelanda, Australia y Sudáfrica. Gales se fue de Argentina con un empate 9 a 9 y una derrota 9 a 5, mientras que Escocia terminó la serie empatada luego de ser derrotada por Argentina 20 a 3 en el primer partido y ganar el segundo 6 a 3. Once de los doce encuentros de las dos visitas se jugaron en la misma cancha, en GEBA sección Maldonado.

El quinto Campeonato Sudamericano se jugó una semana después de la partida de los escoceses, por lo que Los Pumas llegaron a Santiago, Chile, en un estado óptimo de preparación. Como en el debut de aquel primer Sudamericano de 1958, se jugó en la cancha del Prince of Wales, pero a diferencia de aquel solo participaron tres seleccionados: Argentina, Chile y Uruguay.

image1
Eduardo Poggi, arranca con la pelota tras recibir el pase de Marcelo Pascual; en apoyo viene Luis García Yáñez.

Al no presentar equipo la Asociación Brasilera de Rugby, la Federación de Rugby de Chile solicitó el envío de un segundo equipo argentino. Argentina B entonces disputó partidos con la Selección B de Chile (20–8 y 35–3) y con Uruguay (29–9).

Primera jornada – Sábado 4 de Octubre – en el Prince of Wales Country Club

Argentina 41 – Uruguay 6

El mal tiempo, lluvia incesante desde el mediodía, hizo que menos de un millar de personas se acercara a lo que prometía ser un gran partido. El clima fue similar al último enfrentamiento entre ambos, también arruinado por la lluvia – en el CASI de Buenos Aires, Argentina había apoyado nueve tries para un claro 38 a 6.

En el equipo argentino se produjeron cinco cambios respecto al equipo que había jugado la semana previa frente a Escocia, debutando Carlos Martínez, Arturo Abella, Miguel Cutler y Néstor Carbone (los dos últimos venían de jugar en el equipo “C”) y reapareció Eduardo Poggi.

Tal vez por esta cantidad de cambios el equipo tardó en empezar a jugar como tal, y en la primera media hora solo logró un penal a los dos minutos y un try. Recién hacia el final del primer tiempo los backs empezaron a correr con soltura, y consiguieron en muy lindas jugadas tres tries más, terminando el primer tiempo 15 a 3.

Ya en el segundo tiempo el equipo se asentó y comenzó a manejar la pelota con increíble precisión a pesar de lo resbaladizo que estaban el campo de juego y la pelota. Se vieron dos grandes tries en que la pelota llego hasta el wing izquierdo y luego volvió al centro de la cancha para terminar bajo los palos, fueron los tries marcados por Marcelo Pascual y Néstor Carbone.

Los hermanos Juan Antonio y Gustavo Chiarino de 19 y 17 años, componentes de la segunda línea uruguaya, en el medio Adrián Anthony, Marcelo Pascual intenta detener.
Los hermanos Juan Antonio y Gustavo Chiarino de 19 y 17 años, componentes de la segunda línea uruguaya, en el medio Adrián Anthony, Marcelo Pascual intenta detener.

La gran superioridad física de los forwards argentinos les permitió sacar grandes diferencias en los scrums y también aunque menos marcadas en los line outs. Bernardo Otaño y Adrián Anthony se lucieron en el jugo suelto siempre llegando en apoyo, el capitán Héctor Silva jugó un gran partido especialmente en el segundo tiempo y muchos de los ataques los inició él, sobresaliendo por su sentido del apoyo y el timing con el que se desprendió de la pelota en los momentos precisos.

En Uruguay solo seis jugadores repitieron de aquel equipo que jugó en Buenos Aires dos años antes. La diferencia en los físicos, más la juventud y falta de experiencia del equipo charrúa, conspiraron para que pudieran lograr más que un honroso partido luchando sin entregarse hasta el final. Prueba de ello que es lograron su único try a tres minutos del final del partido. En el equipo oriental se destacaron el capitán Andrés Pollak quien nunca bajo los brazos y cubrió bien la cancha, el hooker Juan Carlos Scasso que se destacó en el juego suelto y el tercera línea Miller y por el lados de los backs que prácticamente no tuvieron la pelota y se tuvieron que limitar a tacklear y tacklear a destajo se destacaron Oscar Bacot y el full back Guillermo Hernández que fue una pared en defensa.

Por el lado de Argentina marcaron tries, Juan Benzi (2), Carlos Martinez, Mario Walther (2), Marcelo Pascual, Héctor Silva, Carbone y un try de scrum, sumando Jorge Seaton dos penales y una conversión además de las dos conversiones de Eduardo Poggi. En Uruguay marcaron Oscar Bacot por medio de un penal y Carlos Sartori consiguiendo un try.

Segunda Jornada – Miércoles 8 de Octubre – en el Estadio Sausalito, Viña del Mar

Chile 13 – Uruguay 6

El segundo partido de este Sudamericano hizo que ambos equipos se desplazaran desde Santiago hacia la costa del Pacífico para jugar en el bonito estadio de Sausalito, a poco menos de dos kilómetros de la playa. Su campo de juego parejo y con un césped espeso lo asemejaba a una mesa de billar; fue ésta la primera vez que un partido por el torneo regional se jugaba de noche. Dicho esto, y debido a la falta de costumbre, ambos equipos tuvieron problemas con la iluminación sobre todo con las pelotas aéreas.

Fue un partido lindo para ver, reñido y jugado con mucha intensidad, con el resultado en duda hasta cerca del pitazo final. El primer tiempo terminó 6 a 5 a favor del local que no fue el equipo que mejor jugó.

La pelota sale "embarrada"
La pelota sale “embarrada”

Uruguay no tuvo la suerte de su lado y sus dos wings sufrieron lesiones: en desafortunado accidente, Daniel Turcatti colisionó con el wing chileno Martínez sufrió la fractura de uno de sus fémures.

Sin jugar bien, Chile dominó el lineout en el primer tiempo pero la “robaron” cuatro pelotas en el scrum con el hookeo de Juan Carlos Scasso. En el segundo tiempo, el local se recuperó y a su vez “robó” cuatro balones.

En el juego suelto los delanteros chilenos no mostraron su acostumbrado brío, salvo en los quince minutos finales donde parecieron “despertarse” y atacaron peligrosamente. Ziegler y Eyzaguirre fueron los mejores, por el lado de los backs, no supieron aprovechar las oportunidades que tuvieron, sobre todo por las fallas de los tres del medio, sin que la pelota pueda llegar a los veloces wings, Martinez y Barrios. El medio scrum A.Cooper jugó gran partido y su pareja de medios el apertura Hurley se lució en dos brillantes cortadas que casi terminan en try.

En Uruguay se destacaron el tercera línea Andrés Miller, gran tackleador, Andrés Pollak y Bernardo Larre Borges que encabezó la carga ante una falla de Infante y produjo el único try. Entre los backs el medio scrum Guido Magri fue tal vez el mejor jugador de la cancha por la rapidez y precisión de sus pases y la manera en que marco a A. Cooper. Oscar Bacot volvió a destacarse en ataque y defensa lo mismo que el full back Guillermo Hernández.

A. Cooper apoyó dos tries para Chile, convirtió uno y un penal, mientras que Roberto Infante aportó la otra conversión. En Uruguay marcaron un try Bernardo Larré Borges y un penal Oscar Bacot

Tercer Jornada – Domingo 12 de Octubre – en el Prince of Wales CC

Argentina 54 – Chile 0

En actuación brillante y de la mejor calidad, con juego fuerte, limpio y abierto Argentina dio cuenta de Chile en una aplastante victoria, resultado sin precedentes entre esto dos rivales, y el más alto desde el Sudamericano de 1961.

Cuatro tries en los primeros 20 minutos, definieron el partido que luego cayó en un bache hasta el final del primer tiempo donde Argentina se fue al vestuario con una ventaja de 21 a 0 pero en el segundo tiempo el equipo argentino volvió a acelerar y terminó marcando siete tries. Para destacar que ninguno de los doce tries de Argentina fue producto de errores chilenos sino más bien de grandes jugadas de conjunto realizadas por el equipo argentino.

Barrios intenta contener con tackle alto a Hugo Miguens que tiene a Juan Benzi y a Carlos Martínez en apoyo.
Barrios intenta contener con tackle alto a Hugo Miguens que tiene a Juan Benzi y a Carlos Martínez en apoyo.

Si bien fue una gran actuación general del equipo, en Los Pumas se destacaron nuevamente Héctor Silva, Bernardo Otaño y Ricardo Handley, el segunda línea Adrián Anthony y el ala Hugo Miguens mientras que en los backs se destacaron Luis Gradín (que había viajado el día anterior), Marcelo Pascual y el joven Mario Walter.

Por Chile sobresalieron su pareja de centros A. Cooper y T. Hurley, que marcaron y tacklearon con coraje y eficacia y el full back Somerville. A los delanteros les faltó peso, altura, fuerza, juventud y entrenamiento, todas estas virtudes, salvo la última. difícilmente compensables.

Los once tries de Argentina los apoyaron tries Arturo Rodríguez Jurado (2), Mario Walther (2), Bernardo Otaño, Marcelo Pascual (3), Adrián Anthony, Carlos Martínez, Héctor Silva y Juan Benzi a lo que se sumaron nueve conversiones de Jorge Seaton.

Terminó así un nuevo Sudamericano que marcaba la distancia que crecía entre un rugby argentino que se había abierto al mundo y el resto de sus rivales regionales.

Anteriores columnas

Panamericano 1951

Sudamericano 1958

Sudamericano 1961

Sudamericano 1964

Sudamericano 1967