De cara a los Juegos Centroamericanos y de Caribe, que se desarrollarán en Barranquilla, Colombia, entre el 20 de julio y el 5 de agosto, se realizó una visita técnica al Comité Organizador para avanzar en temas afines al rugby, que por segunda vez participará en estos Juegos multideportivos.

Los torneos de rugby se jugarán el 1 y 2 de agosto en Barranquilla, y se utilizará el estadio Moderno Julio Torres, considerado la “Cuna del Fútbol Colombiano” por haberse jugado en sus instalaciones en 1922 el primer partido de manera organizada en el país. Está ubicado en el barrio Montes de la ciudad de Barranquilla.

Las dos ramas colombianas – masculina y femenina – ganaron la anterior presentación en estos Juegos, en Veracruz, México. El local y Trinidad y Tobago se llevaron las medallas de plata y Bronce en varones mientras que Venezuela y México obtuvieron plata y bronce entre las mujeres.

Los días 6 y 7 de febrero una comitiva realizó la visita técnica en la que se visitó el estadio y se revisaron aspectos organizativos de los Juegos.

El estadio tendrá pasto sintético que quedará como legado para el rugby y el deporte local y se harán distintas obras para poner el lugar en el mejor estado.

“Es un privilegio poder contar con el legado que dejarán estos Juegos multideportivos para Colombia,” dijo Santiago Ramallo, Gerente de World Rugby para Sudamérica, quien lideró el equipo que llevó adelante el exitoso regreso del rugby a los Juegos Olímpicos en Río 2016.

“Este legado no solo estará en la capacitación de referís y la oportunidad de tener competencia, sino también la gran oportunidad de poder contar después de los Juegos con una cancha sintética homologada por World Rugby que servirá tanto para el rugby como el fútbol.”

“El objetivo final es siempre tener mas jugadores y seguir desarrollando el rugby en la zona costera de Colombia,” finalizó Ramallo.

Junto a Ramallo, participó de la visita Mario Henao de la Federación Colombiana de Rugby, ambos en la fotografia principal.