Empezó a jugar hace 15 años con niños 10 en un proyecto social en São José dos Campos. Hoy, Edna Santini, es una de las estrellas de este Brasil hegemónico en el rugby femenino de la región.

¿Porqué siempre Brasil?
Por el trabajo a largo plazo. Brasil crece mucho año a año, desde su primera aparición en el sudamericano la primer tarea era creer y no dejar nada, jugarlo todo.

¿Dio sus frutos?
Gracias a los buenos resultados, vino el apoyo y la inversión para aumentar la calidad y cantidad de las chicas en Brasil. De este modo se mantiene el nivel a lo largo de los años y, para nosotras el sudamericano es muy importante y emocionante cada vez que participamos, más allá que lo hayamos ganado muchas veces.

¿Cómo se prepara una jugadora de Brasil para un Sudamericano?
Brasil se prepara muy bien, como si fuésemos a jugar cualquier otra competición. Es algo importante y valioso para nosotros, por eso nuestra preparación es fuerte y muy bien programada.

¿Qué experiencia les deja jugar el Circuito Mundial?
Jugar el Circuito Mundial siempre es especial, nos ayuda a conocer el nivel en el que estamos y lo que tenemos que trabajar para llegar a donde están los mejores equipos del mundo. Hemos aprendido mucho y cada vez estamos más motivadas a querer ser mejores la siguiente etapa.

¿Qué buscan Las Yaras a futuro?
Nuestro próximo objetivo es jugar las próximas etapas del Circuito Mundial y mantenernos como equipo fijo para la próxima temporada.