Se llama Lucero Viveros Martínez y es todo un personaje. Le dicen “La Locoh” –y así también lo escribe. Es nacida en la cuidad de Concepción, Paraguay. En Asunción jugaba para el Cristo Rey Rugby Club pero actualmente lo hace en Francia y se desempeña como full back.

Pese a que no sabía que existía el rugby femenino, hoy juega rugby de 15 para el ASRUC (Association Sportive Rouen Université Club) en el país galo y brilló en el pasado Seven Femenino de Sudamérica Rugby donde Paraguay completó un gran torneo, terminando en cuarto lugar, cayendo ajustadamente 5 a 0 frente a Colombia por el tercer puesto.

A pura risa, se prendió en esta entrevista.

¿Por qué te dice “La Locoh”?
Fue cuando comencé a entrenar con las chicas de la selección en enero del 2013. Usaba mucho la muletilla de ‘locoh’. Por ejemplo decía: ¡pasa la pelota, ‘locoh’! ¡Dale ‘locoh’! ¿Por qué sos así, ‘locoh’? (risas). Toda frase que decía lo terminaba con un ‘locoh’ y desde ahí mis compañeras empezaron a llamarme así o ‘loquitoh’ también, por que cuando tomaba carrera para correr lo hacía relativamente rápido y decían que era como un caballo loco.

¿Cómo empezaste en el rugby?
Fue bastante loco, valga la redundancia (risas de nuevo). Comencé jugando fútbol. Desde que tengo uso de razón jugué a la pelota; llegué a jugar por clubes importantes de Paraguay y formé parte de varias selecciones de fútbol. Jugué hasta en los Estados Unidos imagínate, una linda experiencia.

Siempre me llamó la atención el rugby. Igual ni enterada estaba de que había rugby femenino en mi país y tampoco entendía nada de reglas, solo sabía que la ovalada tenía que ir para atrás. Cuando volví de los Estados Unidos, en la Universidad Autónoma de Asunción (UAA) iban a formar su equipo de rugby seven femenino y decidí ir a probar. Al entrenador le gustó mucho como encaré ese entrenamiento y me citó para ir a entrenar con la selección nacional como invitada (se estaban preparando para un Sudamericano en Río de Janeiro en 2013).

Fui, entrené y para bendición mía, sin esperar nada, quedé entre las doce chicas que iban a ir a Río. Así empecé mi relación con el rugby. Desde ahí estuve formando parte de cada proceso y varios sudamericanos para representar con honor a mi país.

¿Cómo es jugar en Europa?
Jugar en Europa es un sueño. Partiendo de que en Francia es muy popular nuestro deporte, se fanatizan mucho. En el ASRUC es todo increíble: el nivel al que juegan las chicas, los entrenamientos son buenísimos, los entrenadores, el preparador físico, el manager. Todas las personas están muy involucradas con el rugby femenino, las gestiones de los partidos, viajes, entrenamientos y gimnasio. Todo está muy bien organizado y hacen todo para que a las jugadoras no les falte nada y podamos rendir al 100% el día del partido, así también con el compromiso y responsabilidad de cada una de nosotras ya que el apoyo que nos brinda el club es bueno.

¿Qué tal fue la preparación de Paraguay para este sudamericano?
Nos preparamos con muchas ganas, como ‘Las Yakarés’ hacemos siempre: le ponemos corazón y garra a todo. Tener al ‘Profe’ Miguel Seró como entrenador fue un plus muy grande para nosotras. Se sabe que es un excelente profesional y que anteriormente estuvo al frente de Las Pumas. Es una persona que viene con muchas ganas a aportar al rugby femenino y eso te motiva a querer siempre dar lo mejor de vos. Estuvimos a punto de dar la gran sorpresa y esto es solo el principio. Paraguay no tiene techo y los sueños están para cumplirse.

Hoy en día contamos con una gestión muy buena de parte de la dirigencia de la Unión de Rugby del Paraguay y también de todo el apoyo que nos brindan – eso no lo vamos a desperdiciar.

¿Qué me decís del partido contra Colombia?
¡Ufff! Solo rogaba a Dios por 30 segundos más. Hoy podría ser otra la historia (risas) pero fue un muy buen partido, uno de los que nunca olvidaré.

¿Qué les dijo el entrenador en la previa?
El Profesor Miguel tiene algo que transmite que se llama confianza y seguridad. Nos dice: “¡Entren a divertirse! ¡Disfruten!”. También, nos dijo que Córdoba – sede del Sudamericano Femenino – era una oportunidad y creo que a pesar de todo, la aprovechamos al máximo. Sabemos que damos para mucho más.

¿Cuál es el balance del certamen?
Excelente, muy competitivo. Jugar siempre contra las selecciones de Sudamérica es muy lindo, sirve mucho conocer el nivel en que se encuentra cada país, ni que decir jugar contra un Brasil que acababa de venir de un Circuito Mundial (Australia), contra un equipo de Colombia que viene de jugar ni más ni menos en los Juegos Olímpicos o contra Argentina que también tiene bastante giras a nivel mundial. La verdad es fantástico, respetamos mucho a todas las selecciones pero también ellas comienzan a respetarnos.

¿Y con respecto a las diferencias de niveles en Sudamérica?
Creo que la diferencia de niveles pasa por el apoyo que necesita una selección como tal, por el compromiso y responsabilidad de las jugadoras y por el tiempo.

¿Cómo repercute este logro al rugby paraguayo?
Con toda seguridad puedo decirte que va a repercutir de buena manera; estar en el cuarto lugar de las ocho mejores selecciones de Sudamérica creo que es bueno.

Tengo por seguro que el apoyo de la URP lo seguiremos teniendo. Nuestro compromiso de mejorar está bien presente.