La temporada está llegando a su fin y para esta última gira viajamos con cinco jugadores nuevos que si bien se ajusta a la política que pusimos este año de desarrollar jugadores y buscar el equipo, es un número elevado.

No somos los que mas cambiamos para esta etapa, pero significa que es un trabajo mas largo para que se acomoden al ritmo, a la presión y a los viajes.

Mas allá de eso, terminamos como habíamos planificado, entre los ocho mejores y en un año de recambio. Nuestro gran objetivo es primero Tokio 2020 y Rugby World Cup Sevens el año próximo.

Si uno mira, los primeros equipos del circuito, Sudáfrica, Fiji, Inglaterra, mismo Canadá, no modificaron mucho sus planteles y por eso tuvieron buenos resultados. Blitzbokke va a ser el campeón y pudo contar con mucho de sus jugadores habituales lo que les dio una regularidad clave en el circuito.

Nosotros, de hecho, buscamos armarnos de manera de no depender de ningún jugador particular y mas del equipo y de una forma de juego.

Nuestro plan de trabajar con jugadores nuevos se cumplió a lo largo del año ya que ese objetivo de desarrollarlos en la menor cantidad de tiempo fue sobre lo que enfocamos la temporada. Conseguimos resultados muy buenos pero nos costó la falta de regularidad.

Planificando para el futuro

En toda la temporada 2016-17 tuvimos quince debutantes que es un número muy elevado, pero si bien las lesiones complicaron, era parte de lo planificado y previamente acordado con la Unión Argentina de Rugby.

París y Londres son grandes ciudades y eventos muy especiales, pero la planificación para lo que viene ya está en marcha.

A los jugadores les daremos descanso y los coaches vamos a recorrer el país en junio y julio buscando jugadores que estén fuera del sistema de alto rendimiento. Sabemos que hay mucho talento que hay que encontrar por lo que haremos entrenamientos y concentraciones con unos 40 jugadores para evaluarlos física y rugbísticamente para ver si tiene la posibilidad de sumarse al grupo del seven.

En agosto sumaremos a los que vengan del World Rugby Championship en Georgia, los del plantel estable y estos nuevos a una serie de trials de donde surgirá el plantel grande de cara a la próxima temporada.

De hecho, tenemos contratos que finalizan en el 2018 después de San Francisco lo que nos permite trabajar hacia el futuro. El plan de dos años culmina allí, y comienza el plan de los siguientes dos años hacia los Juegos Olímpicos, con los que sigan y los que sumemos en este próximo año.

Termina la temporada pero el trabajo sigue.

World Rugby