Uruguay vivirá una situación nueva al encarar la última fecha del World Rugby Nations Cup con la clara posibilidad de ser campeón. Habiendo ganado sus dos primeros partidos, si derrota a España en el último de nueve partidos del torneo, se llevará el trofeo por primera vez.

Para ver la tercera fecha de la Nations Cup en vivo, haz click aquí

Como nunca antes, la Nations Cup ha sido tan competitiva que hay un potencial campeón en cada uno de los tres encuentros que se jugarán el domingo en el estadio Charrúa de Montevideo, Uruguay, si una serie de resultados se combinan.

El único equipo que depende de sí mismo para ser campeón es el local.

Tanto Rusia como Argentina XV tienen siete puntos, dos menos que unos Teros que están primeros con nueve. Deben ganar y esperar que Uruguay pierda para tener chances de finalizar en primer lugar.

Namibia, con seis puntos tiene también chances matemáticas de salir campeón mientras que España, con cuatro solo puede aspirar a terminar en el primer puesto con una enorme cantidad de circunstancias que lo hace altamente improbable. Italia Emergente, sin puntos y sin chances, buscará rescatar del torneo algún punto, para no terminar en último lugar.

Así se define

El sistema de puntuación reparte cuatro unidades por el triunfo, dos por un empate y puntos bonus para el equipo que apoye cuatro o más puntos, y por perder por siete o menos puntos.

En caso de empate para resolver alguna posición, los criterios a utilizar son cuatro: el equipo con la mejor diferencia de puntos (entre anotados y recibidos) en los tres partidos disputados; el equipo con la mejor diferencia de tries (entre anotados y recibidos) en los tres encuentros; el equipo con la mayor cantidad de puntos anotados en los tres encuentros y, finalmente, el equipo con más tries en todo el torneo.

Gracias a los dos triunfos del combinado local frente a Italia Emergente 30 a 21 y Rusia 32-29, depende ahora de su propia capacidad para poder celebrar un triunfo ante una España que ganó la última vez que se enfrentaron, en Málaga, en noviembre, por 33 a 16.

El clima promete un campo pesado – hubo lluvia el sábado por la mañana – que afectará a ambos equipos que intentan hacer un juego basado en sólidas formaciones y unos backs que buscan penetrar con un agradable juego de manos.

La voz de la experiencia

Mario Sagario, protagonista de cuatro procesos mundialista (2007, 2011, la clasificación a RWC 2015 y el proceso hacia el 2019) es uno de los jugadores más experimentados del plantel uruguayo.

“Lo vivimos con mucho entusiasmo, es algo nuevo, y estamos aprovechando y viviendo cada momento, al máximo.”

“Venimos trabajando hace mucho, sobre la misma base y se vino construyendo hace mucho tiempo, no es un trabajo de dos o tres semanas.”

“Tomamos este campeonato con mucha seriedad ya que es un trampolín para lo que viene, que es la clasificación a Rugby World Cup.”

Los Teros, actualmente 21 del ranking mundial, son espectadores interesados de la serie que jugarán Estados Unidos y Canadá, que culmina el 1 de julio.

“El ranking lo miramos con mucha atención, nos interesa porque sabemos que ahí se juega una gran parte de nuestras chances de ir a Japón 2019.”

Si Uruguay está mejor rankeado que su rival, jugará a principios del 2018 una serie de dos partidos que culminará en casa. La ventaja de terminar de local fue clave para clasificar a los mundiales de 2003 y 2015.