Por Virgilio Neto

Foto: Adriano Mattos

El Campeonato Brasileño de Rugby se disputa desde 1964. La edición de 2017, el Súper 8, reúne ocho clubes, siendo cinco del estado de São Paulo (SPAC, São José, Pasteur, Jacareí y Politécnica), uno de Rio Grande do Sul (Farrapos), uno de Santa Catarina (Desterro), y uno del estado de Paraná, el Curitiba, estos dos últimos subcampeón y campeón nacional actual, respectivamente.

De los cambios respecto al año pasado, se nota la ausencia de los fluminenses del Niterói y los paulistas de Bandeirantes Saracens, ambos descendidos a la Copa Tupi (segunda división nacional). En función de los descensos, hubo dos clubes paulistas que ascendieron: Jacareí y Politécnica, que jugaron la final de la Copa Tupi el año pasado, ganada por el Jacareí.

En 2017, ambos equipos decidieron el campeonato de São Paulo, pero el título esta vez fue conquistado por la Politécnica.

La primer Ronda del Súper 8 – Campeonato Brasileño de Rugby XV de 2017 – ya dio el tono de lo que será la competición esta temporada.

Los partidos de la primera ronda, disputados el pasado sábado, estuvieron marcados por la emoción y el equilibrio.

El actual campeón fue derrotado por 23 a 17 en casa por Jacareí, campeón de la segunda división en 2016, en un partido que probó los corazones de la hinchada. El Jacareí salió al frente, cedió dos veces el giro, pero mostró fuerza al final y logró la victoria con un try decisivo de Drudi y un penal de Leo Ceccarelli.

Otro gran partido el sábado fue entre el Desterro, mejor equipo de la primera fase en 2016, y Politécnica. En un partido con diez tries, el equipo catarinense llegó mejor al final, y se terminó ganando 39 a 35.

Completando la ronda inicial, Farrapos derrotó al Pasteur por 13 a 12, en duelo decidido en los instantes finales. En São Paulo hubo duelo paulista: el SPAC fue el único equipo en conseguir victoria con buen margen, 21 a 10 sobre el São José.

El Súper 8 tendrá una temporada de transición en 2017. El torneo tiene este año siete rondas regulares, donde todos los equipos se enfrentan entre sí, sólo con partidos de ida, para definir los enfrentamientos de cuartos de final.

Todos seguirán adelante en la competición, con el primero enfrentando al octavo, el segundo encarando el séptimo, y así sucesivamente.

Los cuatro clasificados disputan las semifinales, y los ganadores disputan el título en la gran final, definiendo así el nuevo campeón brasileño de rugby XV.