Escribe Santiago Gómez Cora

Se viene otra gran temporada para el rugby en todo el mundo.

Como terminaremos en la Rugby World Cup Sevens en San Francisco, será interesante ver como los distintos países se prepraran para estar en su pico de rendimiento en julio.

Nuestro objetivo para el Mundial es ganar una medalla y para eso ya hemos comenzado nuestra preparación, seteando nuestros objetivos y planificando. Creemos que tenemos los jugadores capaces de llegar a semifinales.

En la temporada pasada del HSBC World Rugby Sevens Series jugamos de a ratos muy buen rugby, derrotando a Fiji y Nueva Zelanda. Pero no fuimos lo suficientemnte consistentes y fallamos en momentos claves; igualmente, si analizo como jugamos a lo largo del año, estoy contento.

Para este año hemos hecho cosas distintas con respecto a la selección de nuestros jugadores. Después de los Juegos Olímpicos comenzamos la reconstrucción del equipo con el objetivo puesto en Tokio 2020. Analizamos a quienes creemos estarán en su mejor nivel en tres años y también hemos trabajado duro para encontrar talento nuevo. Además de recibir información de amigos y colegas en todo el país, hasta ahora elegíamos jugadores de dentro del sitema de alta performance.

En julio, con mi asistente Leo Gravano viajamos por todo el país y vimos mas de 100 jugadores con potencial de jugar en el seven internacional, a partir de un perfil específico. Luego tuvimos trials y concentraciones y elegimos un grupo que confiamos podrán trabajar y desarrollar en nuestro camino a San Francisco, mas allá de que el objetivo final son los Juegos Olímpicos.

Hay varias caras nuevas con quienes trabajaremos en las próximas tres temporadas, cada una de ellas con un objetivo de cierre de temporada: RWC Sevens en 2018, los Juegos Panamericanos de Perú en 2019 y Tokio 2020.

Escribo esto en Munich, adonde vinimos a jugar en el Oktoberfest Sevens ya que queremos comenzar el circuito ya listos. Llegamos después de una semana de mucho trabajo en Buenos Aires con nuestro plantel; los primeros días fueron trabajando en conjunto primero con los chicos que están en la preparación para  los Juegos Olímpicos de la Juventud del año próximo y los últimos cuatro con Chile que también está en Munich y que tienen como gran objetivo clasificar al RWC Sevens.

En este plantel tenemos dos debutantes y hay otros cuatro listos para que los sumemos así queremos poder verlos en competencia en breve. Mantenemos nuestros líderes y si bien extrañaremos a Gastón Revol, con una fractura en el pómulo, en Munich tendremos a Franco Sábato y Lautaro Bazán Vélez como capitanes, cubriendo así a los dos grupos: los mas experimentados y los jóvenes, algo que es muy bueno.

Estoy realmente ansioso por lo que será una gran temporada, una de gran trabajo, mucho viaje y la esperanza de ver florece al equipo y a los jugdores.

Además, poder contar todo este recorrido con estas columnas, es algo que tengo muchas ganas.