El gran torneo que tuvo el seleccionado de Chile en el Silicon Valley 7s, cerca de San Francisco, Estados Unidos, el fin de semana pasado, no hace más que ratificar el buen momento del equipo que conduce Edmundo Olfos y lidera Felipe Brangier.

Los chilenos derrotaron por primera vez al seleccionado de Nueva Zelanda en lo que Olfos considera “el \ triunfo más importante de la historia.”

En conversación con Sudamerica Rugby poco antes de embarcar de regreso a Santiago, el experimentado coach, no ocultaba su alegría por el triunfo, pero también por lo que fue la primera vez en un torneo internacional fuera de la región que Chile llegó a semifinales.

El triunfo 7 a 0 se dio en condiciones de campo mojado. Esto, mostró lo mejor del equipo sudamericano ante lo que Olfos sabía era una oportunidad. “Le había dicho a Pipe, el capitán, dos semanas antes que le íbamos a ganar a los All Blacks. Estaba convencido.”

“En el rugby estamos igualados con las potencias, lo que nos falta es el aspecto físico. Quizás entrenamos la misma cantidad que los equipos profesionales pero como nuestros jugadores estudian o trabajan, el problema que enfrentamos es la falta del descanso adecuado.”

Gracias a que se ganaron los tres lines del partido y se ganaron los scrums propios y uno del rival, Chile tuvo y retuvo la posesión durante largos períodos. A la hora de defender, fueron infranqueables

Haber jugado en el Oktoberfest Sevens en Münich, Alemania, hace unas semanas, fue importante para el equipo que jugará en breve los Juegos Bolivarianos y en enero buscará el pasaje a Rugby World Cup Sevens, y en buscar de una plaza fija para el circuito mundial.

“Se puede, tenemos jugadores y si bien hay que trabajar mucho, tenemos la capacidad de jugar y ser competitivos en el alto nivel. El que los Juegos Panamericanos del 2023 juega a nuestro favor, más allá de que ahora tengamos que pensar en encontrar jugadores jóvenes para ir preparando de cara a eso.”

La presencia de Miguel Ángel Mujica, ex Presidente de Chile Rugby, en el más alto puesto del Comité Olímpico Chileno no hace más que augurar un buen futuro para el seven cóndor.

En Silicon Valley, tras derrotar a Nueva Zelanda, el siguiente encuentro fue un sólido triunfo ante Tonga por 39 a 0 mientras que el cierre de la primer jornada fue ante Estados Unidos en una derrota por 29 a 14.

En cuartos de final, el rival fue Japón y la victoria por 24 a 10 los llevó a la primera semifinal en un torneo de esta magnitud.

Allí entró el tema físico y la llama se fue apagando al caer 29 a 0 con Australia – a la postre el campeón – en semifinales y luego 31 a 12 con Inglaterra por el tercer puesto.

“Fue una gran semana. Festejamos el cumpleaños de Pipe Brangier y él decía que había sido ¡el mejor de vida!”

Chile había derrotado a Sudáfrica en el Seven de Punta del Este en 1999 en el triunfo más importante hasta que el sábado 4 de noviembre, los que cayeron fueron los All Blacks Sevens.