Por Claudio Cadena (*)

Este mes de noviembre tendremos una nueva edición de máximo Torneo Femenino de la región, con la paradoja de que en el mismo año hubo dos competencias de esta categoría. Desde el punto de vista deportivo competitivo es lo mejor que le puede pasar a los equipos de la región.

Hace ya varios años el rugby jugado por mujeres tiene un crecimiento a pasos agigantados no solo del punto de vista estructural sino también en lo deportivo, el juego propiamente dicho.

En la última versión de este torneo hubo muchas sorpresas indicando la importancia y la performance que se le da a los equipos femeninos, claros ejemplos se vieron con los participantes de los Juegos Olímpicos, Brasil y Colombia -representando al cono sur continental-. Argentina, si bien no pudo participar de los Juegos, juega fechas del Circuito Mundial, de Qualy ya sea para el Circuito o Mundial de Rugby Sevens. Una de las sorpresas que se vio en Carlos Paz, que asomó a los primeros puestos fue Paraguay, con la incorporación de dos ex entrenadores de la Selección Argentina Femenina. Tuvieron un salto de calidad en el juego que les dio la posibilidad de quedar en 4to lugar después de una ajustada derrota con Colombia. Otro de los equipos que mejoró su juego es Perú que se lo vio más firme en las destrezas de las jugadoras.

Para esta edición sudamericana no participarán Colombia y Venezuela, que, si bien demostraron una buena performance, se encuentran en una transición generacional.

Por otra parte, queda un poco en deuda lo demostrado tanto por Chile como por Uruguay, que en los últimos años fueron protagonistas en los primeros puestos de los sudamericanos anteriores.

En conclusión, en estos últimos años con Brasil como referente femenino en la región el juego se volvió más dinámico, más bello a la vista de los espectadores, observando la condición atlética y el desarrollo de las destrezas de las jugadoras por las mismas exigencias de la modalidad de 7s. Es notorio, que deben de tener mucho trabajo en sus respectivos clubes y equipos nacionales.

Si bien es grande la brecha con las grandes potencias, creo que el rugby femenino sudamericano va por el buen camino y que pronto veremos no solo al equipo “Carioca” en los planos internacionales sino también a algún otro representante sudamericano.

 

(*) – Entrenador de Rugby femenino desde el 2007
– Entrenador del club CAPRI de misiones (campeón del torneo nacional de clubes 2016, subcampeón 2013 y 3er puesto 2017 – campeón quintuple Regional NEA – bicampeón torneo Urumi)
– Entrenador de la selección femenina de la Unión de Rugby de Misiones
– Entrenador de la selección femenina y masculina de Rugby 7s de Perú (campeón masculino torneo Rain Forest Costa Rica 2014, femenino subcampeón)
Participación en los 7s de Viña del Mar 2014 y ODESUR 2014 con la Federación Peruana.
– Participación de los Workshop de 7s femeninos en Río de Janeiro 2013 y San Pablo 2014
– Actual Director de Centro de Rugby Unión de Rugby de Misiones
– Ex Oficial de Desarrollo Unión de Rugby de Misiones
– Educador Licenciado (Desde 2010)
– Gran cantidad de cursos, capacitaciones y disertaciones.

Foto: Luis Federico Sole Mases