Cuando a Felipe Contepomi lo honren como el 133avo miembro del World Rugby Hall of Fame en la ceremonia de inducción el viernes en rugby, no le faltará apoyo.

Se unirá así a los argentinos Hugo Porta y Agustín Pichot y a los hermanos Donald e Ian Campbell de Chile.

“Mi mujer, mi padre, un par de mis hermanos y amigos viajarán desde Argentina e inclusive desde Estados Unidos y nos reuniremos todos en Londres; será un gran fin de semana,” dijo el ícono Puma, un verdadero embajador del rugby.

A muchos más les hubiera encantado por acompañarlo y así reconocer el impacto que el argentino tuvo en el rugby en su país y el resto del mundo.

Contepomi tiene los records de mayor cantidad de tests y de puntos en la historia de Los Pumas, tras una prolífica carrera que comenzó en 1998 y finalizó en 2013. Educado en el colegio Cardenal Newman y jugando en el club de ex alumnos, también jugó para Bristol (Inglaterra), Leinster (con el conjunto inglés fue campeón europeo), Stade Français y Toulon (en Francia). Al finalizar su carrera profesional, volvió a su país y regresó al club Newman en el rugby de Buenos Aires por un par de temporadas más.

Para su seleccionado, Contepomi jugó en cuatro Rugby World Cups, la cuarta en Nueva Zelanda como capitán. Allí, convirtió el try que le permitió el triunfo ante Escocia por 13 a 12 que le valió al equipo el pasaje a cuartos de final. Su mejor torneo fue probablemente en 2007 cuando Los Pumas se quedaron con la medalla de bronce tras una inolvidable actuación.

“El equipo ahí fue la clave y todos estábamos enfocados en ayudar al compañero, en trabajar juntos,” recordó. Jugó de primer centro en ese torneo, con su hermano Manuel afuera suyo. Los mellizos más conocidos de Argentina jugaban así su tercer Mundial juntos. Manuel acompañará a su hermano el viernes en la ceremonia en Rugby.

También presente estará su compañero en los Mundiales de 1999, 2003 y 2007 y vicepresidente de World Rugby Agustín Pichot. “La mejor forma de describir a Agustín es con un recuerdo: en 2007 Felipe quería jugar de apertura y lo hablamos mucho, pero finalmente le cedió el lugar a Juan Martín Hernández y él pasó a jugar de centro. Esa es su naturaleza, hará lo que sea para ayudar al equipo,” dijo Pichot de su gran amigo. Al finalizar el torneo, Hernández y Contepomi fueron finalistas para Jugador del Año del entonces International Rugby Board. El ganador terminó siendo Bryan Habana.

“Fue un placer jugar con Felipe, pero más allá de eso, fue importante poder convertirme en amigo de una gran persona,” concluyó quien ya integra el Salón de la Fama.

El nuevo integrante del Hall of Fame, fiel a su estilo, le dio crédito a todos los que jugaron con él.

“Es un honor estar en esa nómina de jugadores que forman parte del Salón de la Fama. Además de ser un orgullo, esto te da también la responsabilidad de seguir representando a tu país”, dijo Felipe.

“Todo es gracias a lo que me tocó vivir en todos los equipos que jugué, desde Newman, pasando por los clubes profesionales y principalmente por lo que viví con Los Pumas. En cierta forma el reconocimiento está simplificado en mi persona, pero es un reconocimiento para todo el rugby argentino”.

Tras la ceremonia de inducción, el grupo que acompaña a Contepomi regresará a Londres para celebrar. “No fue sencillo conseguir reservas para un restaurante que nos pueda recibir a todos. Por suerte ¡ya lo organicé!” sonríe. Todos juntos luego verán el test entre Inglaterra y Argentina el sábado en Twickenham.

Contepomi, médico de profesión, es el entrenador de Argentina XV; además es embajador de la campaña de World Rugby Keep Rugby Clean y miembro del Comité de Atletas de WADA durante cuatro años.

En la foto de apertura, Felipe Contepomi posa con las fotos de Agustín Pichot y Hugo Porta a sus costados.