Vengo a Dubai desde el 2000 y este es mi viaje número trece aquí y sigo sin poder conocer todo lo que tiene para ofrecer. Pensar que cuando vine por primera vez la ciudad era tan distinta. Cada viaje es una oportunidad de descubrir algo nuevo, o ver el avance. Pero sobre todo es volver a un seven que me encanta, sin dudas uno de los mejores torneos del circuito.

La gente en las tribunas, la organización que es una de las mejores, la cantidad de rugby que hay por todas partes, y ¡el hecho que viajemos en clase ejecutiva es de enorme ayuda!

Llegamos hace unos días a Dubai y estamos contentos con la adaptación, pero más con la preparación que hicimos para llegar aquí. Trabajamos mucho en el perfil de jugador que queremos para nuestro equipo, en velocidad, altura, destrezas, y durante varios meses enfocamos nuestra búsqueda de jugadores por fuera del sistema. Esta búsqueda abarcó todo el país, vimos más de 100 jugadores y cuando definimos los que queríamos, comenzamos a trabajar con ellos.

En agosto empezamos a juntarnos con el plantel; hacerlo con tanta antelación era una deuda pendiente ya que nos dio tiempo de preparación clave.

Fueron tres meses juntos y dos torneos, uno internacional: el Oktoberfest en Münich, y otro en Rosario, donde pudimos tener también competencia.

Estamos conformes con el plantel que tenemos y en Dubai tenemos tres debutantes en el HSBC World Rugby Sevens Series. Es un plantel mixto ya que tenemos cinco jugadores con experiencia, cinco con sólo dos torneos y los debutantes que son Marcos Moroni, Maximiliano Filizzola y Gastón Arias.

Esta temporada queremos terminar séptimos cómo mínimo, lo que implicaría romper la barrera de cuartos de final que por juego, cansancio o nervios no pudimos romper la temporada pasada. Ese es el gran objetivo de la serie.

El comienzo de año es siempre interesante porque los equipos estamos todos queriendo mostrar algo nuevo, distinto. Los equipos que tienen ventaja son los que llevan mucho tiempo junto cómo Sudáfrica que tiene todos jugadores con un promedio de 40 torneos. Eso lo que permite es tener que trabajar menos en el armado del juego, porque ya se conocen todos.

Es en Dubai donde empezás a mostrar tus cartas.

Nosotros trabajamos con el gran objetivo de desarrollar jugadores para Los Pumas así que haber visto a jugadores que pasaron por el seven jugando para nuestro seleccionado en la ventana de noviembre fue muy gratificante.

Comienza un año largo, divertido, que tiene RWC 7s cómo gran objetivo.

¡Hacia allá vamos!

 

 

Foto UAR