Escribe Jarvi Augusto Escobar Sánchez

“Estamos entrenando mucho más fuerte,” comienza la conversación Sebastián Mejía, el capitán de los Tucanes. El 2018 para el rugby colombiano marca un hito en la historia gracias al debut tricolor en el Sudamericano Seis Naciones A, además de otros retos deportivos y administrativos y hay que estar preparado.

En la mente, en la planeación, en el trabajo y en la esencia de la Federación Colombiana de Rugby, tanto en su estructura dentro como fuera del campo, el año comenzó diferente. Se empieza a escribir una historia con optimismo, motivación, convicción, laboriosidad y empeño al mirar un calendario con nuevos protagonistas y escenarios.

“Para el rugby colombiano, este 2018 significa nuevos retos que se han ganado dentro y fuera del campo. Esperamos que en el plan de acción que se estableció para los diferentes eventos y la estructura que hemos venido construyendo nos permita ir adaptándonos a este nuevo formato y nivel de juego,” indicó el presidente de la Federación Colombiana de Rugby, Andrés Gómez.

No sólo será el Sudamericano Seis Naciones A; también en la agenda se trabaja con ahínco en la clasificación a los Juegos Olímpicos de la Juventud con el equipo seven femenino de menores de 18 años, además de las participaciones juveniles y la realización del Americas Rugby Challenge en territorio colombiano a mediados de año.

Pero indudablemente se cuentan los días de manera regresiva con expectativa por la llegada de Uruguay para el inicio del Seis Naciones A, máxime su reciente clasificación al mundial.

Desde ya hay fiesta en el entorno del rugby colombiano. Los Tucanes orgullosos de recibir a los Teros el sábado 5 de mayo en el Estadio Cincuentenario de Medellín.

“Tenemos la competencia más importante en la historia de nuestro país, el Seis Naciones de Sudamérica. Queremos tener una participación lo más seria posible, así que estamos muy comprometidos con la preparación de los Tucanes. Todos estamos muy animados; es una oportunidad maravillosa de dar un salto en el nivel, de mejorar los estándares de competencia y de entrenamiento y de potencializar el desarrollo del rugby de nuestro país. Estamos entrenando como nunca antes,” sostuvo Mauro Henao, Director Deportivo de la Federación Colombiana de Rugby.

El rugby colombiano abre una nueva etapa, y los Tucanes elevan su vuelo para demostrar que era posible, y con base en el trabajo, y el voto de confianza y apoyo de Sudamérica Rugby poder jugar 15 contra 15 a un representativo con historia y tradición como los uruguayos.

“Hemos trabajado muy duro para cumplir este sueño de estar en el Sudamericano A, sabemos que nuestro rugby es joven, pero crece a pasos agigantados y eso nos motiva muchísimo para seguir adelante. Este año tenemos muchas más garantías por parte de la Federación. Sabemos que este año es de adaptación, y tenemos que empezar a rendir, a tener resultados. Sabemos que va a ser un gran torneo, que va a ser una gran plataforma, y estamos muy contentos, muy motivados, para enfrentarlo” complementó Mejía.

Desde la mirada directiva también se trabaja incansablemente para darle un tinte especial a este partido, que ya de por sí lo tiene por ser la primera vez que una selección mundialista juega en Colombia, y por la aparición de los Tucanes en esta nueva plataforma internacional.

“Esperamos que la afición nos acompañe en el estadio, e  ir generando un espectáculo, antes, durante y después del partido. En la medida que haya un espectáculo y mayor masividad nos da mejores herramientas para mostrar el rugby como un deporte que sigue ganando adeptos en nuestro país,” dijo Gómez.

Para Mauro Henao, el director deportivo de la Federación ser anfitrión de los uruguayos tiene un significado especial. “Uruguay fue siempre como un segundo hogar. En 2007 me invitó la URU a través del fallecido Atilio Rienzi a estudiar rugby durante un mes en Montevideo. Fue ahí donde comenzamos a soñar con hacer un cambio en el rugby de nuestro país, lo que hoy llamamos el milagro del rugby colombiano. Jugar contra los Teros significará mucho para mí y para todos en Colombia.”

Es un premio a soñar y trabajar para lograr objetivos, una recompensa a edificar el proceso durante años, es un nuevo peldaño para seguir aprendiendo y creciendo. Hoy el rugby colombiano es protagonista en su línea de tiempo de un cambio al que espera adaptarse con prontitud, humildad y tesón, pero sobretodo un cambio que motiva, que llena de orgullo y que permite proyectar en equipo, y como país, un deporte que cada vez más va dejando huellas y trascendiendo fronteras.

 

Jarvi Augusto Escobar Sánchez es Comunicador de Fecorugby.