En esta segunda entrega sobre el rol del Match Commissioner, nos adentramos en el rol específico en el día del partido.

Escribe Fernando Ginzo Carrera (*) 

Día de partido

El día del partido se debe volver a chequear todo, aunque sea repetitivo, realizando una reunión previa con todos los que tienen algún rol dentro del mismo: encargados de sede, seguridad, prensa, ball-boys, el médico del partido, y quien esté a cargo de la transmisión de TV si el partido fuera a ir televisado.

Luego se chequea todo nuevamente, campo de juego, sala médica, seguridad, vestuarios, catering, cabinas de coaches, etc. y se distribuye la lista final de jugadores entregada y confirmada por el manager al llegar al estadio a los oficiales de partido, los oficiales judiciales, la voz del estadio, prensa y se debe tener copias por si viene el Antidoping.

Se cumple con el Run Sheet ya establecido y los equipos entran al campo de juego donde se cumple con los himnos y ritos culturales si los hubiera (danzas guerreras) y se llega al inicio del partido.

Kick-off

El silbato inicial del referí no significa que nos podamos distender, simplemente es el comiezo de una etapa diferente, donde el foco estará puesto en otras cosas, como la seguridad general en el estadio, que en el campo de juego estén únicamente las personas autorizadas, manejo de zona técnica y mesa de control, tablero del estadio, audio del estadio. Hay que determinar las zonas para fotógrafos y la seguridad física de los jugadores alrededor de las cámaras de televisión.

Hay que estar atento a que todo esté en orden conforme al trabajo previo que se viene haciendo desde unos días antes.

En ese sentido, para que todo funcione bien, es clave tener lo que se llama cancha limpia: que al borde del campo de juego sólo estén quienes tienen que estar allí y el Match Commissioner debe saber quién es quien y que rol cumple. Quien no tenga que estar allí, deberá ser retirado.

Durante el partido hay que controlar el desarrollo del mismo, estando atento al cronómetro, tanteador, tarjetas amarillas y rojas, jugadores lesionados, traslados médicos de ser necesario, protocolo de Head Injury Assesment, etc.

Hay que también estar atentos a eventos que puedan surgir y requieran una acción o eventos de la naturaleza que deben ser considerados. Dos ejemplos son que se juegue con mucho calor y haya que hacer un water-break (cortar a los 20 minutos para que los jugadores se hidraten) o una tormenta eléctrica (como sucedió en el último World Rugby U20 Trophy que debimos suspender la final faltando 15 minutos).
En estos casos, hay protocolos establecidos y deben ser estudiados por el MC. Siempre, lo que debe prevalecer es la seguridad y bienestar del jugador y del público presente.

La prudencia, sentido común y aplicación adecuada de los protocolos conforme a la situación que se dé, de seguro nos harán arribar a una solución adecuada para que el partido siempre sea seguro para jugadores, coaches, staff y público en general.

De esta forma llegaremos al final del partido.

Después del partido.

Podemos tener entrega de premios o entrevistas cortas a nivel de campo de juego o simplemente el retorno de los equipos a vestuarios y posterior tercer tiempo. Hay que seguir atentos a que el público se retire sin incidentes e inconvenientes, si hubo amarillas o rojas hacernos de los informes de los oficiales del partido.
En el detrás de escena, hay que estar atento a las acciones del Oficial de Citaciones encargado de velar porque no haya habido acciones de juego sucio no vistas por el referí. Éste debe hablar con ambos Team Managers y si tiene alguna denuncia debemos actuar como enlace con el Oficial Judicial y el Team Manager del equipo involucrado.

Lo mismo con los controles anti-doping, hay que estar disponibles para asegurarse que las muestras se tomen de acuerdo a los protocolos establecidos.

Para finalizar, hay que chequear que todo esté en orden y que los equipos estén bien, que haya hielo en los vestuarios, catering post partido, si hubo algún jugador lesionado contactar al Médico del partido o del equipo y saber sobre su estado de salud y seguimiento de la situación de ser necesario.

Por último, algo que los equipos necesitan para preparar su siguiente partido, hay que verificar que los equipos reciban la filmación oficial del partido que provee quien organiza.

Eso sí, no hay partido de rugby sin Tercer Tiempo; ahí sí, llegó el momento de distenderse y disfrutar del mismo.

(*) Fernando Ginzo es referí de la Unión de Rugby del Uruguay, Educador y Match Commissioner de World Rugby y la URU.

 

Foto Marcos Harispe