La cancha de rugby en El Parque Metropolitano La Sabana, fue el escenario para que las Guarias de Costa Rica se proclamarán campeonas en el Seven Centroamericano Femenino luego de vencer al selección las Jaguares de Guatemala por 15-12. El equipo panameño “las Diablas Rojas” se dejó la tercer posición del torneo al empatar ante equipo costarricense las Barbarians.

El primer juego se disputo entre la selección de Costa Rica y el combinado de costarricense las Barbarians la selección impuso su sistema tanto en ataque como en defensa logrando al final el triunfo de forma holgada 36 a 10 luego de conseguir seis tries y tres conversiones mientras que las Barbarians solo lograron dos tries

Para el segundo juego las selecciones de Guatemala y Panamá disputaban quien sería el otro finalista las canaleras necesitaban un triunfo para poder jugar la final ante las chapinas, que tenían adelantado el boleto por puntos. Panamá comenzó dando el primer aviso en el partido al concretar un trie y la conversión de los dos puntos extra marcando en la pizarra 7-0 gran parte del primer tiempo.

Antes de que finalizara la primera parte dos errores en defensiva de las canaleras fueron aprovechadas de forma continua por las jaguares que se adelantaron por dos tries y una conversión al cierre dejando el medio tiempo el marcador Panamá 7 Guatemala 12.

La Complementaria el entrenador de chapín Fabricio García hablo fuerte y claro con sus jugadoras para que no descuidaran a las canaleras ya que les podían pintar la cara en algún descuido y fue así como en los primeros siete minutos del segundo tiempo las forwards atacaron duro para poder aumentar el marcador dejando la pizarra casi al cierre 27-7 una ventaja, manejable donde nuevamente las panameñas lograron un nuevo trie con conversión para cerrar el juego con un 27-14.

Con el receso los equipos tomaron aire y planificaron los siguiente partidos las Barbarians jugarían por el tercer lugar ante las “Pana” y en una nueva final en San José las chicas del Profesor Carlos Caraza Las Guarías, buscarían sacar de su mente el resultado de la final de hace un año cuando Guatemala se dejó el título en la Joya de la Sabana.

Barbarians-Panamá

La lucha por el tercer lugar no sería nada fácil para las diablas rojas , ya que las otras chicas de casa demostraban que estaban bien posesionadas dominando gran parte del juego y marchándose al descanso con pizarra a favor de las barbarians 5-0.

Panamá salió decidido a buscar ese tercer lugar en la complementaria donde logro conseguir dos de las anotaciones que las adelantarían 10-5 pero las barbarins lograrían empatar el juego en el ocaso y dejarles a las panameñas el sabor del tercer lugar.

Guatemala Costa Rica  

La parte mental era fundamental para que la selección de casa venciera a Guatemala, en la memoria de varias jugadoras, el recuerdo de hace un año cuando perdieron la final ante las guatemaltecas con una desconcentración que les costó el título.

En el arranque de la final el equipo de Costa Rica aprovecho dos tries para adelantarse en el primer tiempo pero un descuido en los minutos finales hizo que las guatemaltecas acortaran las distancias con un tries y la conversión para cerrar el primer tiempo Costa Rica 10 Guatemala 7.

Para el segundo tiempo las Guarias de Costa Rica aprovecharon la recuperación de su línea defensiva y lograron girar el balón de un lado de la cancha a otro para y comiendo metros poco a poco para nuevamente en un pequeño hueco hacer un trie importantísimo que ampliaba el marcador 15-7 y a más de dos tries para las chicas de guate.

La ofensiva de Guatemala busco siempre un espacio ante las ticas donde a pocos minutos de finalizar el encuentro las Jaguares descontaban la pizarra a solo tres puntos 15-12, dejando un cierre de infarto.

Al fallar la conversión de los dos puntos extra, Guatemala hizo una patada al aire para buscar recuperar el ovoide cerca de la zona de anotación de las costarricenses, jugada que les salió a la perfección y fue donde la tensión se sentía, ya que por un error de cualquier lado le costaba el título.

El profesor Caraza les gritaba desde el banquillo y el público en las gradas para que las jugadoras nacionales trataran de recuperar el balón, lo cual fue logrado luego de un scroll bien realizado por la jugadoras y así quemar los segundos restantes con la posesión de la pelota para poder proclamarse las reinas del Centroamericano C.