Terminada la gira de dos partidos de Sudamérica XV por Chile y Paraguay, Daniel Hourcade nos deja conceptos muy claros sobre lo que significaron esos días con jugadores.

Todo esto dijo:

“Las dos semanas tenían un objetivo muy claro que era darle competencia a Chile y Paraguay; partidos de nivel en la ventana de noviembre.

Chile necesitaba preparar su partido con Maori All Blacks y no había jugado ningún partido preparatorio por lo que se armó Sudamérica XV con ese objetivo absoluto y para Paraguay era la oportunidad de tener un partido internacional en noviembre para cerrar su año.

Ese objetivo se cumplió totalmente porque tuvimos dos partidos muy intensos, bien jugados, con equipos de Sudamérica XV muy fuertes y jugando con seriedad y respeto.

El resultado, a los efectos de nuestros objetivos, no nos interesan y son totalmente anecdóticos.

Lo que perseguímos fue poder ofrecer competencia para estos dos países de nuestra región.

Por otro lado, esta fue una gran oportunidad para los jugadores convocados de Argentina, Uruguay y Colombia, que pudieran mostrarse en un combinado con una rica historia, con una camiseta que usaron grandes jugadores por lo que había que respetar esa historia.

El staff en Santiago. Fernando del Castillo, Eusebio Guiñazú, Caco Pastore, Daniel Hourcade, Frankie Deges y Emiliano Bergamaschi.

Eso hicieron estos chicos, estuvieron todos a la altura de las circunstancias y jugaron los dos partidos muy bien, algo que hay que destacar.

No es sencillo para un equipo que se junta unos días antes y tiene que armar estructuras y estrategias, pero, aún así y debido a la buena formación de estos jugadores de los tres países, fue posible.

Me sorprendió gratamente el nivel de los jugadores de Colombia lo que muestra, al igual que con los argentinos y uruguayos, el sólido trabajo que cada unión hace en sus centros de alto rendimiento, haciendo que lleguen individualmente bien preparados, facilitando armar un partido. Hubo rendimientos de muy alto nivel de muchos jugadores.

Fueron dos semanas espectaculares, trabajando con mucha seriedad y los chicos convivieron con jugadores que suelen ser rivales. Se armaron lindos grupos humanos para las dos etapas en Santiago y Asunción.

También para el staff fue muy bueno. En el Alto Rendimiento, además de jugadores también capacitamos entrenadores. Recientemente tuvimos una capacitación en Uruguay con catorce entrenadores de cinco países. A partir de esa experiencia, tuvimos la posibilidad de contar con dos entrenadores por partido para seguir con ese trabajo.

Los cuatro – Eusebio Guiñazú (Argentina) y Joaquín Pastore (Uruguay) para el partido en Chile, y Guillermo Storace (Uruguay) y Miguel Castelli (Argentina) para Paraguay – estuvieron a la altura de las circunstancias. Tienen mucho para crecer y mucho para dar así que quedamos contentos.

En lo personal, volver a entrenar fue un placer; está en mi ADN y me gusta compartir vivencias con jugadores, staff y rivales.

Vuelvo a lo mismo, fueron dos semanas muy buenas, con objetivos cumplidos.”