A

Escribe Andrés Roberto Gómez Castaño (Presidente, FECORugby)

Entender el alto rendimiento deportivo como consecuencia del desarrollo de las estructuras fue una gran apuesta de la organización en su momento. 

Desde el año 2010 se comenzó a focalizar esfuerzos con un discurso en buscar la mayor cantidad de practicantes, mas entrenadores capacitados, mejores referees, mayor cantidad de ligas reconocidas, clubes mejor estructurados y mejor estructura competitiva nacional. 

Esta tarea, en estos momentos, empieza a dar sus frutos y es por eso que se considera que es el momento ahora para tener un enfoque prioritario en la inversión, trabajo y pensamiento de alto rendimiento desde la perspectiva de la Federación, como una línea de trabajo prioritaria en nuestro actuar. 

Es indudable que los tiempos cambian: si bien el enfoque de World Rugby en un momento fue el desarrollo y crecimiento como algo prioritario, hoy se ha migrado el mismo a un mayor énfasis a una inversión en competencias de mayor nivel de forma global e iniciativas de alto rendimiento en países estratégicos del nivel dos y tres. Todo ello en búsqueda de un Mundial de rugby más equilibrado en los resultados, con más espectáculo y con uniones con mejor desempeño en el mismo.

Está claro que el Mundial de rugby, que se desarrolla cada cuatro años, constituye la mayor fuente de financiación para el rugby global; es por eso que esta apuesta busca a potencializar al máximo este gran evento deportivo de nuestro deporte desde todos los frentes: tanto en lo deportivo, como en lo comercial.

Para este nuevo reto de los Tucanes de estar en una plataforma competitiva más exigente, nos estamos preparando como Federación. Seguimos haciendo los ajustes respectivos y sobre todo poniendo un nuevo chip mental en hacer las cosas mejor, con más calidad y un seguimiento pensando en siguiente salto deportivo que debemos dar en los próximos años.

El reto que pone la parte dentro del campo de juego (deportiva) es grande; para afrontar esto en equilibrio hemos poco a poco avanzando en una organización más estructurada, alineada y con roles definidos, sumando conocimiento y personas que harán que este gran propósito de dar el salto en lo deportivo se pueda lograr en estos próximos años.

Por último a modo de reflexión el tema es simple y aplica el dicho: “tómalo o déjalo.”Se explica en este sentido: nos ven con un potencial importante para dar el salto de calidad hacia un mejor rendimiento. World Rugby y Sudamérica Rugby nos estan teniendo en cuenta y estamos en su radar. 

Sin embargo, mucha de la tarea está en nuestro campo y es ahora. Personalmente pienso que no hay un después. 

Los ajustes deberán ser rápidos, contundentes y verse reflejados en el corto plazo para lograr más apoyo en diferentes frentes y así poder hacer una sinergia virtuosa para dar ese salto deportivo que requerimos en este nuevo nivel.