Brasil 15 – Chile 10

En el primer partido de la jornada, Brasil volvió a imponerse, con lo justo, ante un Chile que no se entregó y en los últimos minutos estuvo cerca de romper el maleficio y ganar su segundo encuentro en cuatro temporadas. No pudo ser y Brasil consiguió un nuevo triunfo en casa.

El scrum y el fino pie izquierdo de Josh Reeves fueron claves en un encuentro al que le faltaron matices entretenidos y que tuvo un único try, apoyado por el segunda línea de Chile Francisco Garrido.

Los primeros cuarenta minutos tuvieron más control del equipo anfitrión que en Josh Reeves tuvo nuevamente el encargado de sumar puntos, con tres penales en los minutos 5, 11 y 35, mientras que Chile solo pudo sumar, a los quince minutos, a través de su apertura Francisco González, para un exiguo 9 a 3.

El segundo tiempo mostró un mismo juego trabado, con errores de ambos equipos y un equipo chileno que con hambre salió a buscar el partido.

A los dos minutos llegó el único try; desde un line, el ingresado hooker Augusto Bohme avanzó con velocidad para establecer una serie de mauls de donde llegó al try Garrido. La conversión de González puso a Chile al frente por 10 a 9.

Brasil tuvo que esperar quince minutos para volver a ponerse al frente cuando Reeves aportó el primero de dos penales finales.

Tras soportar múltiples embates de los chilenos en los minutos finales, Brasil pudo celebrar nuevamente.